Conocí las Luthis a través de la calígrafa Silvia Cordero. Ella me contó que eran creación de una alumna suya de la Universidad de Buenos Aires. Me compré varias, porque en ese momento eran bien económicas. Según su autora Verónica Devia, el proyecto nació de la necesidad de herramientas para experimentar con caligrafía. Cuenta en una entrevista para letteringtime que comenzó a hacer el cola-pen con latitas de gaseosa, era una manera de poseer una pluma propia, y siguió probando materiales terminando con las planchas offset que resultaban más duraderas. Y así nació Luthis, que se venden en varios países. En Chile a través de la tienda Ojo por ojo y en Estados Unidos en la tienda especializada John Neal Books.

En la práctica, las Luthis son excelentes. Como toda pluma, responde a la mano de cada autor, capaz de poder sacarles varios tipos de trazos, con resultados muy expresivos.

Les cuento que mi favorita es Polillita, que es pequeña, pero resulta interesante la capacidad de generar trazos diferentes y contrapuestos. La tinta fluye muy bien y estable.

Lo que las hace adorables es su calidad de artesanal, se nota la plancha offset reciclada, el mango de madera imperfecto y sobretodo el nombre impreso en él. Letras en una herramienta para hacer letras.

Hay varios modelos, Polillita, las Chatas con diferentes anchos, Butterfly, Abanico. Hay muchas más, pero éstas son las que tengo. Anímate a probarlas, no te arrepentirás! Si lo tuyo es lograr sacar trazos expresivos a las herramientas.

Saludos

a.a.

Carro Item eliminado. Deshacer
  • No hay productos en el carro.